[COMUNICADO] Sobre las agresiones de Beko

ambHace unos días, unas compañeras se pusieron en contacto con nosotres para pedirnos ayuda y enviarnos un comunicado, el cual publicaremos a continuación. Ratificamos que los hechos que serán expuestos en este comunicado son duros y contienen agresiones tanto de tipo físico como sexual, manipulación emocional y violencia de género. Este comunicado está redactado por las propias víctimas del agresor. Debido a varios malentendidos nos gustaría aclarar que era el propio agresor quien se escudaba en su neurodivergencia para actuar de forma cruel y despiadada con las víctimas.

Desde Red Feminismo, consideramos intolerable la actitud de este agresor y pedimos que sea expulsado de todos los espacios feministas para crear un mundo seguro para nuestras compañeras.

Si la justicia burguesa no actúa, actuaremos nosotras.

Seguir leyendo “[COMUNICADO] Sobre las agresiones de Beko”

Afrofeminismo.

Como todes ya sabemos, el feminismo es el empoderamiento de la mujer del patriarcado y como consecuencia de este, igualdad pero… ¿Afrofeminismo?

black-feminists3

Se podría decir que es una rama dentro del feminismo ergo, tiene una finalidad similar, el empoderamiento de la mujer, pero de la que es negra. Sí, de la negra esa que acabas de ver hace unas horas, unos días, semanas.

En la segunda mitad del siglo XX, el feminismo negro surgió como movimiento político y social de sentimientos de descontento de las mujeres negras tanto con el movimiento por los derechos civiles como con el movimiento feminista de los años sesenta y setenta.
El movimiento de derechos civiles no sólo se centró principalmente en la opresión de los hombres negros, sino que muchas mujeres negras se enfrentaron a un severo sexismo dentro de grupos de derechos civiles.

El movimiento feminista de la segunda ola surgió en los años 60 y las mujeres negras eran alienadas por las planchas principales del movimiento feminista de la segunda ola, por ejemplo, ganar el poder de trabajar fuera del hogar no era un logro para las mujeres negras. Muchas mujeres negras tuvieron que trabajar tanto dentro como fuera del hogar durante generaciones debido a la pobreza mientras que las feministas blancas de la época abogaban por la liberación del control de la natalidad, pero se pensaba poco sobre las mujeres negras y sus necesidades de acceso a la anticoncepción.
Angela Davis, por ejemplo, mostró que mientras las mujeres afroamericanas y blancas eran sometidas a múltiples embarazos involuntarios y tenían que abortar clandestinamente, las mujeres afroamericanas también padecían programas de esterilización obligatoria.

La escritora feminista negra Patricia Hill Collins cree que este “afuera dentro” de la reclusión sufrida por las mujeres negras se creó a través de la esfera doméstica, donde las mujeres negras se consideraban separadas de la élite blanca percibida que reivindicaba su dominio sobre ellos. También sentían una desconexión entre el sufrimiento y la opresión de los hombres negros como resultado de que las mujeres blancas tomaron en cuenta su raza y su clase y por lo tanto excluyeron a las mujeres negras de tal discurso haciendo que, las feministas negras llevaran a sus grupos para expresar sus propias experiencias de marginación y potenciar la conciencia negra en la sociedad.

La política ha aplicado a menudo la raza, la clase y el género como categorías aisladas como
un medio para excluir a aquellos que no son percibidos como parte del grupo dominante. Estos prejuicios construidos formados de raza, clase y género son lo que la feminista Kimberle Crenshaw cree que necesitan ser utilizados no como un medio de degradación, sino como una forma de empoderamiento y autoestima. Ignorar estas diferencias sólo crea una mayor división entre los movimientos sociales y otros grupos feministas, especialmente en el caso de la violencia contra las mujeres donphcde el grado de violencia se correlaciona con componentes como la raza y la clase.
Estas medidas de exclusión permiten a las mujeres negras mirar hacia adentro y poner en práctica esta separación de las identidades y los objetivos del grupo como medio para descubrir la autoestima personal. En cierto modo, la política de identidad sirve como una política cultural que promueve el autoempoderamiento como una forma de formar identidades colectivas y grupos que los apoyan.

Otro tema de la política de identidad es el conflicto de las formaciones grupales y los espacios seguros para las mujeres negras. En la década de 1970, el aumento de la alfabetización entre las mujeres negras promovió la escritura y la erudición como
un punto de venta para el discurso feminista donde se podía escuchar su voz, como resultado, las mujeres negras buscaron consuelo en espacios seguros que les dieron la libertad de discutir temas de opresión y segregación que en última instancia promovieron la unidad, así como un medio para lograr la justicia social.

Patricia Hill Collins considera que tres espacios seguros son esenciales para que los movimientos feministas negros creen un ambiente que aboga por la “diversidad dentro de la comunidad”.  El espacio seguro primario reside dentro de las amistades de las mujeres negras que son capaces de expresarse y liberarse de las constricciones hegemónicas que usualmente las sup54059cf45cc0c_patricia_hill_collinsrimen. Los dos últimos sirven como puntos de expresión personal a través de la música como el blues y la autoría. Estos medios dan voz a aquellos que han tenido sus voces ignoradas o silenciadas y ofrecen una alianza con aquellos que se identifican con la difícil situación del artista o autor dando como resultado que estos espacios seguros proporcionen no sólo un material sino una salida discursiva donde las mujeres pueden usar comida, tradición oral y otros rituales para crear este sentido de comunidad para las mujeres negras.