Breves reflexiones sobre el día del padre

Hoy nos llega esta colaboración anónima acerca del día del padre.

Feature-Shoot-Intimacy-01
Imagen: The City Loves You

Se acerca el 19 de marzo, día del padre en España, y con ello toda una oleada de presentes para demostrarle a papi todo lo que tenemos que agradecerle. Para ello, podemos obtener estupendos baberos, tazas, chapas, llaveros… con mensajes de lo más, por desgracia, común.

Stalkeando de Instagram en Instagram y tiro porque me toca, me topé con una serie de ilustraciones para regalar el día del padre, que dicen cosas como “Algunas de las cosas que me ha enseñado Papá”, con dibujos de herramientas, cervezas, pelotas de fútbol, videojuegos…; o un mensaje en un babero en el que se lee “si ves algo raro es que hoy me ha vestido papá” y así un sinfín de mensajes machistas y desfasados, que afirman cuáles son las tareas de mamá y de papá con respecto a sus retoños.

Mami nos cuida, da de comer, nos limpia cuando tenemos el culo cagado mientras que papi, nos enseña como tomar birras, montar en bicicleta, usar herramientas, videojuegos, jugar fútbol… es decir, cosas de machotes. No podemos seguir pensando que la tarea de la mujer es quedarse en casa y mantenerla limpia y ordenada, cuidar de los hijos, y, además, tenerle la comida preparada a los señoritos cuando lleguen a la casa después de su trabajo.

¿A qué me va a enseñar mamá? ¿A dar de mamar a mi “Nenuco”, a cocinar, planchar y dejar que se me pisotee por el simple hecho de tener una vagina? Y, a los niños, ¿a qué los enseñan? ¿A arreglar coches, ver fútbol y esperar que todo se lo den hecho? Pero sobre todo, los van a enseñar a ver al sexo femenino como al “débil”, por eso y sólo por eso, se creerán el sexo “fuerte”.

Personalmente, tengo mucho que agradecer a mi padre, él me enseñó cómo usar una “hilti” y cambiarle la rueda al coche, pero también me enseñó a cocinar y coser, me demostró que las tareas del hogar no tienen género y que todos podemos hacerlo todo, que compartir es vivir y que la igualdad empieza por uno mismo.

¿En serio? ¿Hasta cuándo nos van a seguir esos malditos ideales sexistas? Exigimos igualdad en una sociedad en la que las mujeres no pueden viajar solas sin temor a que les suceda lo peor, nos enseñan a protegernos de los hombres cuando lo que realmente debemos hacer es protegernos los unos a los otros sin someternos y avanzar juntos hacia la igualdad y el respeto.

Así como dice en su artículo “Algo más que saber penetrar y ser penetrado” Delia Gónzalez Ochoa en revistaterritorio.mx “quizá no todo lo que se necesita es amor, sino también respeto, tolerancia, y honestidad”.

– Anónime

Anuncios