Literatura infantil y feminismo

Processed with VSCO with hb1 preset

Siendo sinceros, a este paso nuestros hijos e hijas, seguirán sufriendo los problemas que genera la desigualdad de género. Por esto, hoy quiero reflexionar con vosotrxs sobre las formas en las que los roles son transmitidos prácticamente desde el nacimiento por medio de las familias, la educación y a través de la literatura, desde mi punto de vista uno de los medios de transmisión cultural más utilizado entre los niñxs.

Es un hecho indudable la estrecha relación que la literatura infantil mantiene con la enseñanza de ciertos valores. La importancia del tema va más allá de las aptitudes o cualidades que se trasmiten a través de los cuentos, la familia no debe olvidar tener en cuenta las consecuencias que éstas supondrán en las personas que los tomen como modelos a seguir e imitar. Estos modelos se perciben muchas veces como lo natural, haciéndoles entrar en toda una estructura social, unos patrones de comportamiento o unas metas ideales que no son los más adecuado para lograr una equidad total entre hombre y mujer.

La princesa desvalida espera a su héroe, la madrastra siempre es mala, los niños son aventureros y valientes. Las brujas, los piratas. Las madres cuidan, los papás trabajan. Estos papeles perfectamente repartidos reproducen una realidad social de desigualdad, pero aún con todo esto remando en contra, existen muchos títulos que podemos usar como herramienta para derribar todos estos mitos y muchos más, y está en nuestras manos educar para eliminar las desigualdades y avanzar en la adquisición de una sociedad justa y equitativa para todas y todos, donde desde niñxs seamos capaces de identificarnos con sentimientos y emociones que potencien nuestro desarrollo integral, olvidando las ideas sexistas preconcebidas.

Para ilustrar toda esta información, quiero aportar mi granito de arena en esta comunidad, seleccionando de mi biblioteca cinco cuentos coeducativos y no sexistas (aunque hay muchísimos más para todas las edades), con tramas muy diferentes y que abordan muchas situaciones de desigualdad:

El papá que tenía 10 hijos. Bénédicte Guettier. Ed. Casterman. Narra la historia de un padre que se ocupa de sus 10 hijos durante el día, va a trabajar, y por las noches construye un barco para emprender un viaje de 10 meses, confiando a los hijos a la abuela, pero después de dormir durante diez días, se despierta y decide regresar y preparar los diez desayunos de sus hijos. La figura materna no aparece en toda la historia.

El deseo de Ruby. Shirin Yim Bridges. Ed. Serres. Ruby es una niña china a la que le apasiona estudiar, pero por tradición en su familia su destino es aprender a cocinar  y hacer las labores del hogar. A través de un poema Ruby se muestra disconforme, y éste llega a manos de su abuelo. Mantienen una charla sobre las desigualdades por cuestión de género en su familia y le comunica que ella no quiere casarse, que prefiere ir a la Universidad. Unos años después, el abuelo le entrega una carta diciendo que había sido admitida. Es una historia real.

Arturo y Clementina. Adela Turín. Ed. Lumen. Cuando las tortugas Arturo y Clementina se conocieron se enamoraron de inmediato y decidieron casarse. Clementina tenía muchos sueños, pero el amor y la ilusión que había al inicio de la relación acaba convirtiéndose en monotonía y prisión. Clementina no se siente realizada, ni libre, ni feliz y Arturo subestima sus cualidades y ridiculiza sus aspiraciones. Arturo anula su personalidad y le genera una dinámica de dependencia, al sobrecargarla de objetos materiales que no satisfacen su ansia de desarrollo personal. Pero un día Clementina decide escapar dejando su casa atrás para ser feliz de una vez por todas.

Ana y los patos. Manuel Rivas Lorenzo. Ed. A Fortiori. A favor de la diversidad familiar, narra la historia de cómo las madres de Ana deciden a explicarle a su hija que es adoptada. La niña se encuentra dos patitos y decide cuidarlos, cuando después de un tiempo se pregunta por qué no han tenido crías. Sus madres le responden que quizá sea porque son dos patos y no pata y pato. En su quinto cumpleaños sus mamás le regalan un huevo que enseguida los patos empiezan a incubar hasta que aparece el pollito. Y así,  Ana comprende que una familia es el lugar donde el amor hace magia.

Marta dice ¡No! Cornelia Franz. Ed. TakaTuka. Marta es una niña que, cuando su madre tiene que hacer horas extra, se queda al cuidado de su vecino al que todos llaman “Abuelo Francisco”. A Marta le cae bien el Abuelo Francisco, pero últimamente  siente que se le arrima demasiado y le da besos que pinchan, y no sabe cómo comunicárselo a su madre. Por aguantar la presión, acaba cayendo enferma y por fin logra contarlo. Su madre le muestra un apoyo absoluto y Marta ya no tiene que volver a casa del vecino. Un libro que enseña a los niños a poner límites y a decir “no”.

Muchas gracias a la administradora de este blog, a los colaboradores y a los lectores por crear este espacio de comunicación. ¡Gracias!

 

– Yaiza Chans

Para informaros sobre la maternidad consciente, la educación infantil basada en la igualdad y mucho más, visitad el blog de Yaiza pinchando aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s